martes, 10 de junio de 2014

Rejoneo

Rejoneador. Talla en madera

Estamos ante una obra finalmente acabada, pero cuya gestación ha venido a ser en extremo dilatada y dificultosa. Esto al espectador no tiene por qué importarle, ni pretendo con ello añadir mérito a lo que está bien patente. La labor minuciosa de esta talla salta a la vista, y aun creo que la imagen fotográfica no hace justicia, pues, entre otras cosas, no permite apreciar la auténtica profundidad del relieve, que hace que las figuras centrales sobresalgan casi por completo. Esta es, al menos, la impresión que yo mismo recibo cuando me paro un instante ante el cuadro auténtico después de haber contemplado su imagen en la pantalla del ordenador.

Más de dos años hace que mi padre llevó a cabo las labores preliminares de preparación del boceto y ensamblaje de los tablones con objeto de comenzar el cuadro, más de dos años, pues, desde que se puso manos a la obra: demasiado para lo que en él viene siendo habitual.

A nadie se le escapa que realizar una talla de cierta complejidad y envergadura, como es el caso que nos ocupa, no es fácil y lleva su tiempo, como es natural; pero es que hay veces en que el artista parece que se atasca, llega un momento en que las cosas no salen y lo más prudente, lo que el cuerpo pide, es aparcarlo todo, dejarlo reposar hasta hallar el tiempo propicio en que, con el ánimo bien dispuesto y renovados bríos, Bastón pájaro. Talla en maderaRIGHTS INFOrenazca el impulso, casi mejor diría la necesidad, de retomar la obra. Esto también forma parte de la sabiduría del arte: la confianza y la seguridad de que cuando las cosas no salen, cuando la mente no logra concentrarse o se hace demasiado cuesta arriba el esfuerzo, es mejor esperar; que antes de derrochar energías en un inútil empeño —pues nada bueno y valioso puede salir cuando el aliento y la inspiración nos faltan— es preferible aguardar a que soplen vientos mejores.

Mudo testigo del proceso de elaboración de la talla que hoy presentamos, puedo dar fe de que esto es así. Complicaciones de salud apartaron una temporada a Serapio de cualquier trabajo en la madera, pero más tarde, una vez repuesto, hubo largos periodos en que esta escena de rejoneo permaneció interrumpida y olvidada sin que hubiera más motivo aparente que la desgana de su autor, lo cual vendría a dar prueba de lo que digo. Obras como el recientemente publicado «Caballo y saltamontes» o el «Bastón pájaro», pasando por la reelaboración del marco de una antigua talla titulada «El establo» o Caballo y saltamontes. Talla en maderaRIGHTS INFOla muy notable transformación de un «florero» tallado mucho tiempo ha, sirvieron de entretenimiento y satisficieron el ansia productiva de este autor en tanto llegaba el instante que hoy estamos compartiendo con vosotros, porque, por otro lado, nadie ha dicho que el genio y la inventiva deban estar maniatados e inmóviles mientras esperan.

4 comentarios:

Alma Angélica Martínez Ranfla dijo...

Es asombrosa su labor sobre la talla en madera y es un honor conocer gente con tanto talento.......

Carlos Hernández dijo...

Gracias, Alma. Dice mi padre que él se siente, asimismo, muy honrado de que haya gente, como tú, que se interese por su trabajo.

Mercedes Cecilia Kinen dijo...

HACE TIEMPO QUE HE CONOCIDO LA OBRA DE ESTE GENIO DE LA TALLA POR INTERNET, !BENDITAS MANOS ! YO AMO EL TALLADO HE HECHO ALGUNAS "COSITAS" SIN NINGUNA RELEVANCIA ,EN REALIDAD SOLO HE SACADO VIRUTAS A LA MADERA LAS HE SUBIDO AL FACE CON EL NOMBRE DE CECILIA KINEN . DESDE ARGENTINA SALUDOS AGRADECIDOS

Carlos Hernández dijo...

Somos nosotros quienes te estamos sinceramente agradecidos. Saludos desde España.

Publicar un comentario en la entrada

Para elegir un perfil, si no tienes una cuenta en Google o en alguno de los proveedeores disponibles, es muy fácil: selecciona “Nombre/URL”, escribe en la casilla “Nombre” tu NOMBRE o PSEUDÓNIMO y haz click en “Continuar”.