jueves, 24 de octubre de 2013

Florero (Un cuadro retocado)

Jarrón con marco. Talla en madera

Nuevo y antiguo; labrado y enmarcado hace bien poco, con el barniz y la firma aún recientes y, simultáneamente, ya lejano, como venido de una época muy distante en la trayectoria de su autor, se manifiesta, forzosamente, este florero en mi imaginación. Por un lado la imagen actual, tal como se muestra en la fotografía que encabeza este texto y, por el otro, la imagen recordada, la que tantos años llevaba viendo en las paredes de nuestro hogar.Florero. Talla en maderaRIGHTS INFO

De mayor sobriedad y sencillez, lucía entonces esta talla con otro estilo, el jarrón era más simple y la planta tenía menos hojas; sin un marco que la abrazara, estaba teñida de un tono oscuro de caoba. A la izquierda de este párrafo podéis ver la foto que nos muestra, mejor de lo que yo podría con mil palabras, cómo era el cuadro antes de su transformación.

Personalmente, no puedo negar que la obra ha ganado mucho. El progreso resulta evidente, sobre todo en lo que se refiere a la técnica del tallado y al estilo, que se ven mucho más depurados. La experiencia y el saber acumulados han dado como resultado, sin duda, una obra de arte rematada con mayor finura y delicadeza

Ahora bien, lo que cabría cuestionarse, lo que ante un dilema semejante cualquiera se podría preguntar, es si no hubiera sido un mayor acierto conservar, tal como estaba, el original. ¿Qué necesidad había de destruir la imagen primitiva pudiendo darle forma en un nuevo cuadro desde cero? ¿Quién nos asegura que al deshacerse de la obra más antigua no nos estará privando el artista de algún rasgo genuino de su creatividad, valioso, no tanto por su aportación técnica como por su frescura e ingenuidad? ¿Por qué renunciar a lo que uno ha sido en el pasado, a lo que supone un hito en su trayectoria artística?

En vano he intentado argumentar con mi padre en este sentido siempre que me ha comunicado su propósito de retocar una obra antigua. Él, haciendo prevalecer su juicio y personalidad, generalmente ha hecho caso omiso de mis súplicas y recomendaciones. Para él se trata simple y llanamente de «meterle mano» a una obra para que se vea más bonita, para mejorarla. Pienso yo, sin embargo, que no siempre se ha logrado este propósito y que, por diversas razones, en las contadas ocasiones que lo ha intentado ha sido para peor; excepción hecha del florero que hoy presentamos que, como queda dicho, sí considero que ha mejorado ostensiblemente —nada más lejos de mi intención que desmerecer ni un ápice de su valor—, Self-Portrait with a Hat. Cézanneacaso por tratarse de una transformación completa y no de algún que otro retoque puntual que, al cabo, resulta difícil que no choque o desentone con todo el conjunto.

En fin, aunque sólo sea por apoyarme en una opinión más autorizada que la mía, quede constancia de lo que a este respecto dejó escrito[1] el pintor y maestro de pintores Paul Cézanne:

«El artista no debe retocar su obra. Me explico: que el poeta, al releer su obra entera, suprima un verso por aquí, otro por ahí, que cambie la forma sin cambiar la idea, yo no veo nada malo en ello; creo incluso que es conveniente. Pero que, después de unos días, de semanas, meses o años, trastrueque su obra, derribando por aquí, reconstruyendo por ahí, es a mi juicio una tontería y tiempo perdido. Además de que destruye un monumento que lleva en cierto modo impreso el sello de su época, nunca hará de una pieza mediocre, aunque original, más que una pieza deshilachada y fría. […] trabajad concienzudamente, haced las cosas lo mejor que podáis, limad luego un poquito para ajustar mejor las partes y presentar un conjunto conveniente, y luego abandonad vuestra obra a su buena o mala fortuna, cuidando de poner debajo la fecha de composición. Siempre será más prudente dejar como está lo que es malo y tratar de hilar más fino con una composición nueva».

OBRAS RELACIONADAS:

Jarrón rosa blanco-talla en madera Boca y ojo-talla en madera Dama del jarrón 2-talla en madera Jarrón rosa-talla en madera Jarrón mujer flor 1-talla en madera Tres jarrones-talla en madera Dama del jarrón 1-talla en madera Jarrón mujer flor 2-talla en madera
Haciendo clic sobre cada una de las miniaturas podéis ver la foto ampliada.



Ya vimos con anterioridad:



  1. Cézanne, Correspondencia, Editorial Visor, Colección La balsa de Medusa 44, Pág. 112.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para elegir un perfil, si no tienes una cuenta en Google o en alguno de los proveedeores disponibles, es muy fácil: selecciona “Nombre/URL”, escribe en la casilla “Nombre” tu NOMBRE o PSEUDÓNIMO y haz click en “Continuar”.